La Transición: ¿de aquellos polvos estos lodos?

Proliferan las voces críticas con la Transición española. Pongo por ejemplo el artículo de Vicenç Navarro publicado en Público . A través de lo anecdótico, quiero poner de relieve una cuestión de fondo. Considero anecdótico que Navarro califique de “inmodélica” la Transición aprovechando que escribe un artículo sobre las marchas de la dignidad y que Suárez murió hace unos días. También me parece anecdótico que Navarro denuncie el “probable” uso de la muerte de Suárez por parte del establishment “para neutralizar la popularidad que hoy tienen los críticos de dicha Transición, incluyendo las marchas del 22M.”

Creo que realmente se trata sólo de un recurso retórico y no pretendo hacer una defensa de la Transición a estas alturas. Navarro dice: “Estas marchas y su composición muestran claramente el agotamiento y fin de la inmodélica Transición, simbolizada por la muerte de uno de sus protagonistas, Adolfo Suárez…”. ¿Me pregunto si tiene sentido hablar de la Transición como si siguiera abierta? ¿Cabe seguir mentando a la Transición y sus artífices para explicar nuestras miserias actuales?  Ciertamente, hubo sectores y personajes que dominaron el proceso pero ¿los pueblos y las personas que constituyen España no jugaron ningún papel durante los años de la Transición? ¿Tampoco en los siguientes veinte años? ¿Seguimos atados de pies y manos por los productos institucionales y políticos de la Transición? Me parece poco plausible.

Preifero preguntarme por los que no somos Transición; los que no somos Infierno ni Especulación ni Explotación, y seguir el consejo de Marco Polo a Kubilai Khan:

“L’inferno dei viventi non è qualcosa che sarà: se ce n’è uno, è quello che è gia qui, l’inferno che abitiamo tutti i giorni, che formiamo stando insieme. Due modi ci sono per non soffrirne. Il primo riesce facile a molti: accettare l’inferno e diventarne parte fino al punto di non vederlo piú. Il secondo è rischioso ed esige attenzione e apprendimento continui: cercare e saper riconoscere chi e cosa, in mezzo all’inferno, non è inferno, e farlo durare, e dargli spazio.”

 

    Le città invisibili

Italo Calvino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s