La implosión del sentido

Imagino dos escenarios que podrían culminar en la implosión del sentido:

El primero, simbolizado por la figura del terrorista lógico, da mucho juego para un relato de suspense: un individuo o una organización que idea un plan basado en el uso de la palabra para provocar la explosión de la Bomba Lógico-Verbal, esa burbuja de sentido que gravita sobre nuestras cabezas. Tal objetivo no es descabellado. Nuestras instituciones de gobierno, a primera vista, podrían considerar se como un campo de entrenamiento en técnicas de terrorismo lógico-lingüístico. Sin embargo, no es ese el papel que juegan nuestros gobernantes en esta trama: en primer lugar, porque a ellos no les interesa romper la burbuja sino sólo gestionar la confusión que generan; en segundo lugar, porque este tipo de terrorismo presupone un nivel de inteligencia excepcional y una dedicación que no reúnen la mayoría de ellos.

El segundo escenario está simbolizado por el ciudadano descuidado. En este caso, el riesgo de implosión del sentido no deriva de un propósito criminal o revolucionario sino del abandono colectivo. De este modo, inadvertidamente, por desidia, por egoísmo, por conformismo, por indolencia, por falta de memoria y de visión de futuro, se produce un desgaste irreparable de la capacidad del lenguaje para designar las cosas, para descubrir realidades y para mantenernos unidos. En el límite, el sentido puede saltar por los aires.

José Luis Martínez-Llopis

FentCiutat

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s